""

Sobre tacos y antojitos

Más o menos desde diciembre del año pasado viene al local muuuy de vez en vez un tipo cargando una hielera con burritos de harina. Solamente que él no los promociona como "burros" sino como "'Burrotrones': con carne adobada o lomo, pimiento, cebolla cristalizada (no frita, no sanchochada, no sofrita; cristalizada), jitomate y salsa". Veinte pesos la unidad. La primera vez que vino le compré uno. Me pareció bueno a secas. Hasta allí el asunto. Había vuelto esporádicamente cada dos o tres meses, y no le compraba porque ya había comido o no traía más dinero que para mi pasaje (no cargo mucho dinero porque si no me gasto lo que traiga).

Total, el señor regresa ayer y me vuelve a ofrecer. Le compro uno. Veinte pesos. Hijo de su madre, vaya estafa: sí, el burro conserva la misma longitud, pero está flaco y plano como una toalla femenina "invisible". Pffft. Veamos si está bueno. ¡Aaargh! Este tipo asaltó una mina de sal y vació todo su botín en esta tortilla. Poco comestible; me lo acabo, pero seguramente incrementé exponencialmente mis probabilidades de sufrir un infarto con esas cantidades industriales de sodio consumidas. Todo por no tirar $20 devaluados a la basura. Y ni siquiera me dio salsa en esta ocasión, bah.

Hoy volvió el "Burrotrónico" y me dijo:
- Buen día, amigo. Venimos otra vez con los 'Burrotrones'. ¿Gusta?
- Nooo mi buen. Sus burros están más flacos que un perro callejero correteado por todo el Primer Anillo. ¿No les puede echar algo que no sea sal?
- ¿Le salió salado? Sí, sí me dijeron ayer varias personas. Pero hoy vienen bien. ¿Le sirvo uno?
- No, muchas gracias, amigo. Ahorita no; cuando les dé de comer bien a sus burros...
- Bueno, gracias - Me dijo el muy grosero dándome el cortón, girando sobre sus talones y marchándose.

¿Pues qué esperaba? ¿Que aplaudiera y lo felicitara dando saltos y palmadas de gozo ante el regreso de ese aborto de Satán hecho antojito? Todavía si fuera barato no habría bronca; pero el infeliz te lo deja ir en veinte pesos. !Veinte pesos! Los sándwiches que vende la juguera que pasa por aquí todos los días son muchísimo mejores, aparte que llenan más: todo a tan solo $10 ($12 si lleva pollo).

Incluso los tacos del Amigazo Nacho (cerca de Plaza Crystal), también por $10, están más rellenos que eso que pretendía venderme. Bistec, frijoles y puré de papa retacando una tortilla (o si uno no quiere puré y/o frijoles, todavía te la retacan con lo demás), junto con una extensa barra de salsas y verduras. Para comer esos tacos sí es imperativo usar las dos tortillas que te dan, porque con una sola no hay manera.

Hasta los (realmente) enormes burros del Chino o de Mr. Chapetes (sobre López Mateos), con sus 25 cm de diámetro y el grosor de una lata de cerveza (más o menos, no recuerdo bien) cuestan lo mismo o poco menos. Ya tiene rato que no voy.

Mmm, tanto hablar de comida hizo que se me antojara. Y apenas hace 2 horas que comí.

Me voy. Mi mamá quiere que hoy cene en casa. Hasta pronto. Feliz fin de semana.

Veintiúnico comentario.

  1. Recuco says:

    chale para q le hagas feo a la comida, si que estuvo mala, voy a probar los q comentas (menos los del krystal por q son de caballo), a ver q tal saben