""

Esta cuca vida

Hace algunos posts, cuando narraba mis peripecias para tomar el camión, escribí que yo esperaba éste muy "cuco". Parece que esta frase se salió de contexto en los comments, haciendo parecer que lo decía como agravio personal contra alguien en específico.

Pero qué mejor manera de aclarar el punto que permitiendo que el Rey del Humorismo Blanco, Capulina himself, nos muestre el uso de este adjetivo en su historieta:

Cuco.- adj. col. Pulido, mono (Real Academia Española dixit).

Y ahora
, el abuelo Capuleto refuerza el sentido de este fonema a continuación:

¿Ya entendimos?

Por tanto, agradezco que me permitieran explicar este punto que nos consternaba tan profundamente. Así que si les dicen a punto de salir de su casa: "Ay, ¿a dónde vas tan cuco?", tengan en cuenta que no les están diciendo que a partir de ahora se llamarán Refugio, sino que les están haciendo un cumplido.

Y por cierto, ¿alguien sabe dónde puedo conseguir ejemplares antiguos de Las Aventuras de Capulinita? Esos cómics eran la onda. Las historias eran bobas en extremo, pero ah cómo hacían reir. Y nunca me enteré a qué se suponía que se dedicaba Capulina; un día tenía lana para disparar los quince años de unas morras de la colonia y al siguiente tomo lo sacaban de su casa por deber la renta. ¿De dónde sacaba para vivir? De repente te contaban que trabajaba en una oficina donde su patrón era un calvito dientón, pero nunca supimos cuál era el giro del negocio; luego, se estaba toda la semana en su casa, nomás saliendo a jugar "bebeleche" (o "al avión" en otras partes de la república) y a pretender ligar con las núbiles féminas de la vecindad en que vivía. Aparte, tenía tiempo para cocinarle a su abuelito e ir al tianguis a comprar el mandado entre semana. Profundos misterios de la narrativa nacional.

¡Mejor ponte a trabajar, panzón talegón! ¡Que te mantenga el gobierno!

Mi otrora voluminosa colección ahora se reduce a un par de revistillas todas maltratadas. Si alguien las ve en algún puesto de revistas viejas o bazar, favor de avisarme o comprarlas; yo se las pagaré con mucho gusto.

He dicho. Feliz fin de semana.

Veintiúnico comentario.