""

Se solicita paraguas

Cuando mi jefa compró hace seis años la casa en la que ahora vivo con mi chica y la cual me alquila, tuvo que hacer un chorro de arreglos. Ya saben, era de esas casas viejas en que alrededor del patio están todos los cuartos, así que para ir de un cuarto a otro casi siempre es necesario salir a la intemperie. La inhóspita jungla se había apoderado de esa finca, habitada tan solo por salvaje y fiera fauna compuesta por bichitos de todos colores y sabores.


Como casi todos los cuartos del ala izquierda (viendo la casa desde la entrada) estaban pa' la fregada, mejor se optó por desmantelarlos, ladrillo por ladrillo. Se esperaba usar luego ese material para otro arreglo útil, pero uno de esos agradables inquilinos que tuvo mi 'amá previamente a mí (ah, cómo abundan esos especímenes) se dedicó a carrancearnos las siete hileras de ladrillo hasta que se largó. Simpático. ¬¬

Con esa reducción de cuartos, ahora tengo un patiesote donde puedo jugar al bebeleche ("al avión" en otras latitudes), saltar la cuerda y jugar encantados con mis amiguitos. Lo triste es que, para salir a la cochera o para dar de comer a mi perrita, tengo que salir a cielo abierto. Eso, sumado al clima cuasi-británico que ha imperado este año en mi ciudad, Hidrotermópolis (así no extraño el intercambio académico que me ofrecían a Londres o a Finlandia), hace que casi siempre me moje al salir de los cuartos. Afortunadamente, los cuartos que sí son operativos, en el ala derecha de la casa, están comunicados entre sí.

Además, otro punto en contra en esta época de lluvias son las goteras. Pero no son goteras comunes y corrientes, nooo señor. El techo está bien impermeabilizado y enjarrado. Las goteras son provocadas por otro factor.

Cuando se construyó el baño, además de la pequeña ventana de ventilación que da al cuarto de lavado, mi mamá pensó en poner un domo de acrílico en el techo para que el sanitario no quedara tan oscuro. Para maximizar la ventilación, montó el domo en una rejilla cuadrada que separaba éste del techo, quedando algo así:

 Dramatización © Danielov Omniversal, Ltd.

Entonces, por esa abertura enrejada que queda, obviamente entra el agua cuando empieza a llover. Inmediatamente abajo del domo queda el excusado, por lo que ahora, si quiero ir a hacer del cuerpo, tengo que cargar con el paraguas lilita de mi mujer, a fin de evitar mojarme mientras me encuentro indefenso el posición de evacuar. Se imaginarán cuán coqueto puedo lucir sosteniendo un paraguas lilita mientras estoy en trance al manchar la porcelana.

Favor de recomendarme un buen lugar dónde comprar un paraguas bueno, bonito, barato y varonil. Nada de florecitas o estrellitas marineras. Un paraguas dihombreee. De antemano, agradezco su apoyo en estos momentos de apuro.

Hasta pronto. He dicho.

3 Comentarios hasta ahora.

  1. Pero al mismo tiempo, es un sistema ecológico pensado con el fin de aorrar agua potable... no? Así solamente se quita del excusado y la lluvia se encarga de llenarlo llevándose por la tubería sus gracias.

    Válgame Dios, ahora el que tengoq ue ir al baño soy yo, qué risa. Y es que... ... ... me lo imaginé... jajajajaja

  2. Khristi says:

    Aaaaahhhh!!! Con que de eso se trataba aquella pequeña conversación de un misterioso paraguas... me imaginé todo menos esto.

    Jeje Mejor hubiera estado aquel domo arriba de la regadera, así aprovechaban el agua de lluvia...

  3. Novak says:

    "Errores de ingeniería" jajaja