""

A gritos y sombrerazos

 Ándale, sigue usando la cachucha todo el día, a ver cómo quedas...

En la última escuela de inglés en que estuve estudiando (al cambiar mis servicios de diseño por educación) había un camarada que iba a clase ya casi a las últimas horas, antes de las 9 PM. Muy seguido me lo encontraba en el camión de ida del trabajo a esa escuela.

Lo que me llamaba la atención de este muchacho es que, ya fuera en el camión, al entrar a clase, en la calle, en la recepción, en el baño, en todos lados (y hago énfasis en TODOS) traía gorra. Siempre. Por más frío, calor, aire, lluvia o truenos que hiciera, jamás se la quitaba. Es más, todavía lo encuentro en el camión y sigue vistiéndola a todas horas; tan es así que nunca supe de qué color y textura era su cabello (si es que tenía).

Y ese es el punto a tratar en esta entrada: el uso u abuso de gorros y sombreros; prendas pa' tapar la cabezota, pues. Originalmente, estos objetos fueron concebidos como una prenda de vestir utilizada para cubrir la cabeza del sol. Apenas hace unos dos siglos se les empezó a utilizar como elemento decorativo para ocasiones especiales. Pero ojo: SOLAMENTE durante aquellas ocasiones.

Esto viene a cuento por casos similares al ejemplo con que inició esta entrada; gente que ha vuelto una forma de vida el traer la cabeza permanentemente tapada, y no por necesidad o gajes del oficio, como quien usa un casco o así. Aunque he de decir que yo he pecado de lo mismo cuando no tengo ganas de peinarme, trayendo puesta una cachucha todo el rato; de repente resulta hasta inverosímil el uso continuado de estos accesorios.

Vaya usted, veintiúnico lector, a cualquier ranchería de su preferencia; más a una donde haya flujo de dólares de paisanos que están de braseros en los USA. ¿Qué verá usted en las calles? Muchas camionetas tripuladas por gente... con tejana. Mientras conduce. Con todo un techo de camioneta cubriéndoles la cabezota. A veces hasta con vidrios polarizados. O sea, ¿pa' qué carambas quieren sombrero allí? ¿Quema-mucho el sol dentro del vehículo?

Una norma de etiqueta (solamente recordada ahora por los viejitos) es el quitarse el sombrero al entrar a un lugar cerrado, como una oficina, una casa, un elevador, y con más ganas en lugares de culto. Y tiene lógica: ¿para qué quiero protegerme la cabeza en un lugar donde ya estoy a resguardo de las inclemencias del tiempo?

Ahora bien, en este orden de ideas: hay quienes consideran que la etiqueta y buenos modales no son mas que alarde de maneras forzadas, una forma de presumir hasta de la forma en que hacemos las cosas. Muy por el contrario; los buenos modales demuestran el respeto que se tiene a los demás, además de hacer nuestra presencia  más agradable ante la gente. ¿A quién le gusta estar sentado junto a un tipo que sorbe sus mocos, escupe indiscriminadamente sus gargajos y eructa a diestra y siniestra (a veces hasta el abecedario completo) como si de un reto se tratase?

Por ello, aunque no me molesta directamente, me da un no-sé-qué el ver que la gente entre a esta oficina (o a cualquier otro lado donde no dé el sol ni el aire) con tejana, con sombrero, con gorro, con boina u lo que sea. O así. ¿De veras es tanta la flojera de despojarse de esas cosas cuando entran a lugares cerrados? ¿Tanto gastaron en sus sombreritos que no los quieren soltar por nada del mundo cuando deciden ponérselos? ¿Tan poca es la higiene que no quieren que veamos sus cabezas? ¿Es tan severo mi transtorno obsesivo-compulsivo que me apuro por esas nimiedades?

Sí, son nimiedades; por eso aquí le paro. Pero ya sabrá usted mi opinión si lo veo por allí con la cabeza cubierta en lugares donde no se necesita. Yo creo que solamente a mí me preocupa eso porque estoy viejo y menso, qué sé yo.

Saludos.

7 Comentarios hasta ahora.

  1. Khristi says:

    Está genial la foto, jeje.

    Yo pienso lo mismo... he visto a un par que no se quitan jamás la cachucha ni el sombrero (en plena oficina). A mí me parece que tienen piojos.

  2. Hmmm...
    Cierto también en la escuela y aún más los que llevan los lentes de sol o incluso auriculares en la orejas.

    Qué cosas T-T, pero de todas maneras, comprendo tu obscesión.

    Atte.
    Alchemist

  3. Ñee, yo uso lentes para sol en lugares cerrados y/o oscuros, e incluso de noche... y qué? Aunque es por razones diferentes, no porque tenga piojos en los ojos... pero sí, lo de las prendas cabezosas... cabeceras, cabezantes o lo que sea, es cierto. Tal vez sea para que las ideas no se les vayan.

    Saludos.

  4. Yo pienso que es pura y soberana costumbre, no hay más.

    A mi me chocan las gorras porque en casa cuando las usan los hombres de la casa las avienta donde caigan y nunca las encuentran cuando las buscan ¿y qué hacen?, agarran otra y vuelta a lo mismo así puede pasar con las cinco o seis gorras que tienen, ash.

    No te obsesiones.


    Saludos.

  5. Novak says:

    Me recordaste mi época de la prepa. Yo solía traer una gorra verde en aquél entonces que para colmo, era de mujer. Si, era una bonita gorra Nike para el sexo femenino. Y tú pensarás que me veía bien joto, pero pues no. Nadie se había dado cuenta hasta que lo revelé. La diferencia era que no tenía el clásico botoncito en el top de la gorra, esto hacia que mi cabeza se sintiera más cómoda todo el tiempo. La usaba dentro y fuera del salón de clase. Eso si, solo para ir a la escuela la requería, era como mi distintivo. Luego de unos 4 meses pasó de moda para mi y volví a ser un preparatoriano normal.

  6. Khristi says:

    Achis!! Ps que ya no va a escribir???? :b

  7. y ni se diga los que usan lentes en lugares cerrados.

    (NO TE OFENDAS PITH, TU ESTAS JUSTIFICADO)