""

Soy la noche

Lentamente, me asomo por la corniza de la azotea del edificio de oficinas sobre el que estoy. Solamente se ven unos pocos autos circular a estas horas de la madrugada.

Llevo tres días sin dormir investigando a los sujetos a quienes vigilo, quienes se encuentran en el banco que está al otro lado de la avenida. Es muy tarde como para que estén realizando un simple depósito. Aunque son sigilosos, el ruido de sus herramientas los delata.

No ha sonado la alarma. Faltan poco más de 20 minutos para que la patrulla que hace su rondín en esta zona vuelva a pasar por aquí. Tiempo suficiente para que estos raterillos terminen su trabajo y se marchen.

No puedo permitirlo.

Lanzo una antorcha de magnesio para deslumbrarlos. De algo estoy seguro: tengo los medios, la habilidad y el método. Tengo cientos de métodos.

Mientras dos de ellos siguen frotándose los ojos, caigo con todo mi peso sobre ellos. Yo, un estallido de vidrio negro cerniéndose sobre criminales supersticiosos y cobardes.

No pasarán el verano en el hospital, pero sus dentistas tendrán mucho trabajo. El tercero intenta correr a ciegas para salir del cajero, pero le disparo un dardo cargado con un veneno muy divertido. Yo ya lo probé para asegurarme. Estará escuchando insectos que no están allí... por cuatro días.

En menos de lo que les toma saber qué pasó, ya los tengo maniatados. Juntos sus muñecas en sus espaldas, colgándolos así de un ventilador. Sus hombros no alcanzarán a dislocarse por su peso para cuando llegue la policía, pero tendrán algo de qué quejarse por unos minutos.

Vivo en una ciudad sin esperanza. Siempre a merced de quienes se refugian en las sombras de la noche para cometer sus atropellos.

No, es cierto; la noche no me pertenece. Yo SOY la noche.

Yo soy... BATMAN.


*****

Y entonces desperté.

Demonios. Una de dos: o dejo de cenar tanto o dejo de leer tantos cómics. Creo que mi esposa tiene razón; me embebo demasiado en mis hobbies. Además que me duele la espalda. Y las piernas. Auch.

¿Eh? ¿De dónde salieron estos moretones en mi espalda?

3 Comentarios hasta ahora.

  1. Los moretones te los hiciste tu mismo al querer volar sobre la ciudad que ya se me olvidó como se llama donde vive Batman.

  2. los moretones son de estar recargado en el depósito del baño tantas horas leyendo comix arrugados por la humedad.

    Lo admito, fue un muy buen sueño.

  3. Khristi says:

    Ay sí, que traumado jejeje
    muy bueno